Investiga, que no es poco

Boletín Mayo 2017: conservación de la biodiversidad marina, cómo escapar de los depredores y la relación incendios-biodiversidad

Volvemos en mayo con el boletín de noticias científicas más Ecomandanguero. En esta edición, nuestros colaboradores José Manuel Pereñíguez, Pablo Rodríguez Ros, Pedro Abellán, José Antonio Carbonell y David Sánchez Fernández nos traen lo más selecto del panorama internacional.

Veremos cuáles son los factores que determinan el éxito de las áreas marinas protegidas, qué impactos podría tener el cambio climático en la biodiversidad marina y cómo los incendios podrían favorecer la biodiversidad en algunos ecosistemas. También nos contarán cuál es la relación entre el peso de las presas su capacidad de escape de depredadores, o cómo algunas presas “se desnudan” para huir de manera más efectiva de sus depredadores.

 

Las deficiencias en la gestión enmascaran el éxito de las áreas marinas protegidas a nivel global

El número de áreas marinas protegidas (AMPs) ha experimentado un aumento significativo a nivel mundial en las últimas décadas. Esto se debe a los más que demostrados efectos positivos que tienen estos espacios, principalmente, sobre la comunidad de peces. Los autores de este trabajo científico, sin embargo, ponen de manifiesto la variabilidad en tales beneficios, señalando que existen diferencias notables entre las distintas AMPs. Tras analizar datos de más de 600 AMPs, dichos autores señalan que el principal factor que determina el éxito de las AMPs es la inversión que se haga en ellas. No olvidemos que las AMPs, al ser espacios de uso regulado, requieren de un control, el cual a su vez requiere de una inversión tanto en personal como presupuestaria para afrontar diversos gastos. Los autores de este trabajo afirman que los efectos ecológicos fueron 2,9 veces superiores en las AMPs en las que se invirtieron partidas presupuestarias suficientes con respecto a las que  no. Este trabajo demuestra de manera firme que no sirve de nada crear espacios protegidos si no garantizamos una financiación que permita una gestión adecuada.

Capacity shortfalls hinder the performance of marine protected areas globally (Gill et al. 2017; Nature,  543: 665-669; http://www.nature.com/nature/journal/vaop/ncurrent/full/nature21708.html). DOI: 10.1038/nature21708

Meros en la Reserva Marina de Cabo de Palos e Islas Hormigas (Foto: Carlos W. Hackradt).

Impactos del cambio climático en los “hot spots” o puntos calientes de biodiversidad marina

La vida marina no escapa de los impactos que los abruptos cambios ambientales asociados a las actividades antrópicas ocasionan a escala regional y global. En este estudio, sus autores han recopilado información de “hot spots” de biodiversidad marina (regiones donde hay una especial concentración de biodiversidad) y los han superpuesto con los datos espaciales de aquellas zonas del océano más vulnerables al cambio climático. Su principal resultado ha sido la identificación de seis de estas regiones marinas con una biodiversidad excepcional en cuanto a peces, mamíferos marinos y aves marinas, la mayoría en los mares polares y ecuatoriales. Dichas áreas (“hot spots”) no solo coinciden con las regiones más afectadas por el cambio climático, sino también con zonas con gran pesca industrial. En este estudio muestra cómo la sinergia entre distintas fuentes de estrés, el incremento de temperatura, la ralentización de las corrientes marinas o el decrecimiento de la producción primaria son aspectos clave para comprender y proteger los ecosistemas marinos.

Climate impacts on global hot spots of marine biodiversity (Ramírez et al. 2017; Science Advances, 3 (2), e1601198; http://advances.sciencemag.org/content/3/2/e1601198). DOI:2017;3:e1601198

Los incendios pueden favorecer la biodiversidad

A pesar de que los incendios tienen un gran impacto sobre las personas, el clima y los ecosistemas, lo cierto es que la relación entre incendios y biodiversidad es compleja. Un artículo recientemente publicado en Science, repasa la evidencia al respecto obtenida en diferentes trabajos científicos durante los últimos años. El artículo, en el que participa el investigador español Lluís Brotons, investigador en el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) del CSIC, recoge los resultados de estudios previos que muestran cómo la variabilidad en la severidad de los incendios y la frecuencia de los mismos puede incrementar la diversidad de hábitats e incluso crear hábitats únicos, promoviendo la coexistencia de mayor número de especies en áreas donde el fuego forma parte de las dinámicas de estos ecosistemas. Sin embargo, esta relación no es universal, y mientras la evidencia existente apunta a este patrón en bosques de coníferas, muestra lo contrario en otros ecosistemas como los bosques de eucaliptos. En cualquier caso, el artículo reconoce que queda mucho por aprender sobre la relación entre fuego y biodiversidad, y recuerda que otros factores de cambio ambiental, como el cambio climático, pueden modificar radicalmente los regímenes de incendios y la biodiversidad.

Using fire to promote biodiversity (Kelly & Brotons 2017; Science 355: 1264-1265. http://science.sciencemag.org/content/355/6331/1264.full. DOI: 10.1126/science.aam7672)

Regenerado post-incendio en la Sierra de los donceles (Albacete) (Foto: Agentes Medioambientales Castilla – La Mancha).

El miedo engorda, pero no tanto como para no volar

La habilidad para escapar de los depredadores es crucial para la supervivencia. Sin embargo, las variables que la propician o merman son en gran medida desconocidas. A priori, se puede pensar que las presas delgadas presentan mejor capacidad para escapar que las gordas y que esta condición depende de la presencia de depredadores. En este estudio, los autores seleccionaron especies de aves mantenidas en condiciones seminaturales para analizar los efectos de la depredación sobre su contenido en grasa y su habilidad de escape. Para ello, estas aves fueron expuestas a sonidos emitidos por sus depredadores naturales y por depredadores disecados. Los resultados muestran que los animales expuestos al estrés de la presencia de depredadores no redujeron su peso, sino que lo aumentaron. Sin embargo, esto no afectó a su capacidad de escape, ya que se vió incrementada modificando el ángulo de despegue, y teniendo más relevancia la evasión inicial que la velocidad de vuelo posterior. Los experimentos revelaron, por tanto, que los depredadores hacen que las presas alteren su comportamiento de escape y ganen peso, pero que ese aumento de peso está estratégicamente concebido para asegurar que la capacidad de volar no se vea comprometida.

Too important to tamper with: predation risk affects body mass and escape behaviour but not escape ability (Walters et al. 2017; Functional Ecology; http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/1365-2435.12851/full. DOI: 10.1111/1365-2435.12851)

Desnudarte te hará libre (una historia de geckos)

Las habilidades de muchos reptiles para escapar del ataque de depredadores son bien conocidas, como, por ejemplo, camuflarse gracias a coloraciones miméticas con el entorno o incluso la pérdida de la cola. Una adaptación mucho menos conocida, pero no por ello menos interesante, es la que presenta esta nueva especie de Gecko (Geckolepis megalepis) que vive exclusivamente en una reserva natural situada en el norte de Madagascar. El cuerpo de este pequeño lagarto se encuentra recubierto por unas escamas extraordinariamente grandes (las de mayor tamaño miden aproximadamente el 8% del cuerpo del animal) y le confieren un aspecto similar al de un pez. Lo sorprendente es que, al sentirse amenazados, los individuos de esta especie pueden “desnudarse” (desprenderse con facilidad de las escamas), lo que le otorga cierta ventaja para librarse de los depredadores y poder sobrevivir al ataque. Además, son capaces de volver a regenerarlas en pocas semanas y sin dejar cicatriz. El estudio de los tejidos que permiten esta regeneración podría abrir la puerta a futuras investigaciones relacionadas con el tratamiento de quemaduras o incluso del cáncer de piel. Sin duda, esta estrategia ecológica es 100% “geckomandanga”.

Off the scale: a new species of fish-scale gecko (Squamata: Gekkonidae: Geckolepis) with exceptionally large scales. Scherz et al. 2017; PeerJ 5:e2955; https://peerj.com/articles/2955/ DOI: 10.7717/peerj.2955).

Salamanquesa común (Tarentola mauritanica), una de las 2 especies de Geckos que habita en la Península Ibérica (Foto: Irene Arnaldos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s