Investiga, que no es poco

La cooperación es rentable: hormigas que protegen y fertilizan plantas

Este post es una traducción-adaptación del original escrito por James Ross en Journal of Ecology – The blog

En las zonas tropicales hay una gran cantidad de especies diferentes de hormigas que viven exclusivamente en las copas de los árboles. Nunca bajan al suelo y por lo tanto no extraen ningún nutriente del mismo. Es el caso, por ejemplo, de una especie de hormiga tejedora (Oecophylla smaragdina), que vive en las copas de muchos arbustos y árboles diferentes, incluyendo los árboles del café (Coffea arabica). Cada árbol puede tener hasta 60.000 hormigas.

Hormigas tejedoras (Oecophylla smaragdina) por Tuancao1 (CC BY-SA 3.0)

Es muy posible que en alguna ocasión hayas visto grupos de hormigas moviéndose sobre las hojas de plantas, incluso en las partes altas de árboles de gran talla. De hecho, son las propias plantas las que atraen a las hormigas secretando una especie de néctar con gran contenido en azúcares que las hormigas consumen con gran placer. Durante su trayecto a través de troncos y hojas, las hormigas se alimentan de insectos que, de no ser eliminados, podrían causar daño a las plantas. Aunque se tenía conocimiento desde hace tiempo sobre este hecho, ahora los investigadores daneses están usando dicho conocimiento para combatir plagas en cultivos ecológicos de manzanas. Para ello, simplemente sustraen algunas de estas hormigas arborícolas de su hábitat natural y las transportan a los campos de manzanas para crear nuevos hormigueros. Además de ayudar en el control biológico de plagas, los excrementos (orín y heces son expulsados conjuntamente) de estas hormigas contienen aminoácidos y urea, por lo que estas sustancias son usadas comercialmente en forma de spray, ya que al ser rociado sobre las hojas fertiliza las plantas. Lo que el equipo danés ha descubierto recientemente es un nuevo efecto positivo de las hormigas sobre las plantas que éstas visitan.

En un artículo publicado recientemente en la revista Journal of Ecology, investigadores de la Universidad de Aarhus (Dinamarca) describen cómo las excreciones que las hormigas dejan sobre las hojas de las plantas por las que deambulan realizan un valioso papel como fertilizante.

En el laboratorio, los investigadores de Aarhus crearon un pequeño campo de café compuesto por varios plantones y en el árbol del centro ubicaron una colonia de hormigas tejedoras. Las macetas donde se ubicaban los árboles fueron a su vez colocadas dentro de un estanque con agua para evitar que las hormigas pudieran moverse de árbol en árbol pasando por el suelo. Los investigadores construyeron puentes colgantes entre algunos árboles concretos que sí permitieron el paso de las hormigas. Las hormigas del árbol central fueron alimentadas con un aminoácido, glicina, donde el átomo de nitrógeno correspondía al isótopo pesado Nitrógeno-15 (N15). De esta forma, los investigadores podían seguir el recorrido del N15 por los árboles circundantes a los cuales las hormigas podían acceder a través de los puentes colgantes. Los resultados fueron fascinantes. En primer lugar, los investigadores observaron que los árboles visitados por las hormigas tenían un contenido mayor en nitrógeno que los árboles a los cuales no podían acceder las hormigas. Los árboles visitados por las hormigas también tuvieron copas más grandes. Dentro de los árboles visitados, a ciertas hojas, de manera individual, se les colocó una especie de capucha de plástico para evitar que pudieran acceder a los excrementos de la hormigas. Sin embargo, los investigadores pudieron comprobar cómo el N15 también llegaba a estas hojas. Por primera vez, se ha demostrado que los nutrientes contenidos en los excrementos de las hormigas son absorbidos por las hojas y transportados a otros lugares del árbol, lo cual tiene una gran importancia ecológica. Las hormigas, que fundamentalmente se alimentan de los insectos que hay sobre árboles, digieren estos insectos y sirven los nutrientes “en bandeja de plata” a las plantas.

Prácticamente, se puede decir que las plantas reciben una alimentación por vía intravenosa exactamente donde la necesitan. Las hormigas se mueven con frecuencia sobre nuevos brotes y frutos, pudiendo beneficiarse ambas partes de las plantas de este aporte adicional de nutrientes. Este suplemento nutricional para las hojas puede suponer una gran ventaja para muchas especies diferentes de plantas, y los investigadores tratarán ahora de ver cómo de habitual es este fenómeno en otras plantas y otras regiones pues se sabe que, a nivel global, hay muchísimas especies de plantas sobre las que habitan hormigas. Este suplemento nutricional para las hojas puede, además de desempeñar un papel crucial en el ciclo vital de estas plantas, haber sido decisivo también para la evolución de las interacciones hormiga-planta.

Artículo completo:

Foliar uptake of nitrogen from ant faecal droplets: An overlooked service to ant-plants (Pinkalski et al. 2017; Journal of Ecology,  DOI: 10.1111/1365-2745.12841

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s