Investiga, que no es poco

El polvo Sahariano fertiliza las lagunas de Sierra Nevada

Nuestra amiga Laura Jiménez (Universidad de Granada) nos envía el resumen de un artículo que ha publicado recientemente, junto a otros autores, en la prestigiosa revista Global Change Biology, y que forma parte de su tesis doctoral. ¡Esperamos que lo disfrutéis!

Los científicos no tienen duda: en la actualidad, el planeta Tierra se halla inmerso en un proceso de cambio climático de origen antropogénico. Sin embargo, a pesar de que el consenso científico acerca de este hecho es abrumador, todavía desconocemos muchos aspectos sobre el modo en que éste repercutirá sobre los ecosistemas. A nivel de la península Ibérica, uno de los efectos más significativos podría ser el aumento en la frecuencia e intensidad de incursiones de polvo sahariano. Los investigadores creen que los eventos de deposición de material procedente del desierto del Sáhara que han tenido lugar durante las últimas décadas podrían haber interferido sobre el estado trófico, y por tanto sobre las comunidades biológicas, de ecosistemas acuáticos remotos como las lagunas de alta montaña. En un estudio publicado recientemente en la revista Global Change Biology, los autores del mismo han investigado los cambios en la comunidades de cladóceros fósiles (crustáceos branquiópodos) y las concentraciones de clorofila-a en seis lagunas de alta montaña en Sierra Nevada (sureste ibérico): Río Seco, Río Seco Superior, Aguas Verdes, Borreguil, Cuadrada y la Mosca. Para ello, han tomado testigos de alta resolución que contienen sedimentos acumulados durante los últimos 150 años en el fondo de dichos lagunas.

Laguna de Río Seco (Parque Nacional de Sierra Nevada). Foto: Laura Jiménez.

 

Laguna de Aguas Verdes (Parque Nacional de Sierra Nevada). Foto: Laura Jiménez.

El principal objetivo de este estudio era conocer si los cambios en las comunidades de cladóceros estaba relacionado con el reciente calentamiento global, así como analizar si los cambios en la abundancia relativa de un género de cladóceros (Daphnia sp.) y clorofila-a sedimentaria estaban parcialmente asociados a la entrada de nutrientes procedentes de la deposición atmosférica de polvo sahariano. En este sentido, el polvo sahariano es una fuente significativa de fósforo (P) y calcio (Ca), que son nutrientes limitantes para ciertos organismos acuáticos. La entrada de polvo sahariano en las lagunas de Sierra Nevada genera un efecto fertilizador (entrada de P principalmente), generando una mayor producción primaria, así como un mayor crecimiento y reproducción de ciertos cladóceros, como las especies de Daphnia sp., con altos requerimientos de calcio (Ca).

Ejemplar de Daphnia pulex. Foto: Paul Hebert (Functional Genomics Thickens the Biological Plot. Gewin V, PLoS Biology Vol. 3/6/2005, e219. doi:10.1371/journal.pbio.0030219, CC BY 2.5, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1428600).

Los resultados obtenidos sugieren que la producción primaria (inferida a partir de la clorofila-a sedimentaria) aumentó desde 1970, coincidiendo con un incremento en la temperatura regional del aire y la intensificación de la deposición atmosférica de fósforo sahariano. Además, hace más de un siglo que comienzan a tener lugar cambios en la composición de la fauna de cladóceros, los cuales son muy similares entre las lagunas, y se intensifican en los últimos 50 años, en sincronía con las tendencias observadas para la temperatura regional del aire, la precipitación, y el aumento de la deposición de polvo sahariano. Estos cambios en la fauna consisten, básicamente, en un aumento importante en la abundancia de la especies bentónicas Alona quadrangularis en detrimento de la especie Chydorus sphaericus. Este fenómeno ha sido detectado en las lagunas estudiadas, teniendo lugar principalmente desde finales de los años 80 y principios de los 90 del siglo XX. También se detectó, durante las últimas décadas, un incremento significativo en la abundancia de las especies pertenecientes al complejo Daphnia pulex.

Laura Jiménez y un colaborador durante las tareas de extracción de los testigos de sedimento en la laguna de Río Seco Superior. Foto: Estefanía Martín.

El aumento de la temperatura regional del aire y la disminución de la precipitación en las últimas décadas están favoreciendo una retirada cada vez más precoz de la nieve y/o hielo de las cumbres durante la primavera-verano, un aumento de la temperatura del agua y un mayor tiempo de residencia del agua, entre otros. Estos efectos indirectos del clima están ocasionando un cambio en el estado ecológico de las lagunas, favoreciendo el desarrollo de ciertas especies de cladóceros como Alona quadrangularis. Esta especie tiene un carácter más generalista y mayor tamaño que las anteriores, lo que probablemente esté asociado con un periodo de crecimiento más prolongado, un mayor tiempo de residencia del agua, una mayor temperatura del agua y una mayor disponibilidad de alimento, al contrario que otras mejor adaptadas a ambientes más fríos o que viven en condiciones más extremas como Chydorus sphaericus. La presencia de las especies del complejo Daphnia pulex también se ha relacionado con mayores eventos de deposición de polvo sahariano. Aunque el estudio también constató ciertas diferencias entre la magnitud y momento en los que tuvieron lugar los cambios en algunas lagunas, estos están probablemente relacionadas con las características específicas de cada una de ellas.

Laura Jiménez y Félix Picazo durante la toma de los testigos de sedimento en Borreguil (Siete Lagunas). Foto: Rodrigo Martínez.

En general, este estudio demuestra que los cambios observados a lo largo del tiempo, tanto en el conjunto de cladóceros fósiles como en la producción primaria durante las décadas más recientes, indican una respuesta a escala regional al clima. Además, al contrario que en otras lagunas alpinas que si están afectados por la deposición ácida, la deposición atmosférica de calcio y fósforo parece ser también un factor explicativo en los cambios observados en las comunidades de las lagunas de Sierra Nevada.

 

Artículo completo:

Jiménez L, Rühland KM, Jeziorski A, Smol JP & Pérez-Martínez C (2017) Climate change and Saharan dust drive recent cladoceran and primary production changes in remote alpine lakes of Sierra Nevada, Spain. Global Change Biology, DOI: 10.1111/gcb.13878. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/gcb.13878/full

Anuncios