Investiga, que no es poco

¿Se enfría la Antártida? La complejidad del cambio climático

Hoy os traemos la última entrada del número especial sobre biodiversidad y cambio climático de la sección “Investiga, que no es poco”. En esta quinta entrega,  Fernando Valladares (Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC, Madrid) nos trae un interesante resumen de un estudio que ha publicado, junto a otros investigadores, en la revista Scientific Reports. En él, los autores predicen la evolución del cambio climático en la Antártida usando los líquenes como indicadores. Con vosotros, ¡¡Fernando Valladares!!

Fernando Valladares. Científico titular en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), Madrid

La evidencia de que el planeta se calienta por efecto de los gases con efecto invernadero, es incontestable. Sin embargo, varios modelos climáticos han venido sugiriendo que algunas regiones del planeta podrían estar experimentando tendencias contrarias. Ese es el caso de la Antártida, un continente rodeado por fuertes corrientes marinas y atmosféricas. El cambio climático trae consigo un incremento de la fuerza de los vientos en general, y de los que rodean la Antártida en particular. Estos vientos aíslan cada vez más a la Antártida al disminuir el intercambio de calor con las regiones adyacentes. Esta situación se explicaba según modelos matemáticos de clima global, pero como en la Antártida apenas hay estaciones meteorológicas había muy poca evidencia empírica. Nuestro estudio viene a aportar esa evidencia. A partir de un estudio a largo plazo de las comunidades de líquenes de una morrena glaciar en la Antártida marítima, mostramos como, tras unos primeros años en la década de los 90 de calentamiento, que favorecieron la diversidad y el crecimiento de estas comunidades, sobrevino el periodo frío que predecían los modelos. Esto se tradujo en una pérdida de diversidad y en un menor crecimiento de los líquenes que sobreviven en estas zonas veinte años después debido a los periodos cada vez más largos en los que estos hábitats están cubiertos por nieve.

El nunatak (pico solitario) Atanasoff, Antártida. Foto: Apcbg, licencia GPL

 

Artículo completo:

Sancho, L.G., Pintado, A., Navarro, F., Ramos, M., De Pablo, M.A., Blanquer, J.M., Raggio, J., Valladares, F. & Green, T.G.A. 2017. Recent warming and cooling in the Antarctic Peninsula region has rapid and large effects on lichen vegetation. Scientific Reports, 7: 5689. doi:  10.1038/s41598-017-05989-4.

Anuncios