Hoy nos inspira

Paco Ruiz y el Mar Menor de los niños: protegiendo nuestra Tierra desde la escuela

Vivimos tiempos difíciles. Crisis económicas, climáticas, sociales y pérdida de biodiversidad, derivadas de nuestra incapacidad para gestionar un mundo tan complejo y global, y que confluyen poniendo en peligro nuestra sociedad. A pesar del riesgo que implica esta trayectoria, muchas personas acatan este destino cruel a caballo entre la resignación y la impotencia. Pero también es cierto que en estos momentos duros es cuando surgen personas que se niegan a aceptar este terrible desenlace. Personas que se levantan y que hacen que todo cambie.

Por este motivo, hoy os vamos a presentar a unos alumnos que, junto a su maestro, se resisten a ver morir el Mar Menor y que se han propuesto luchar por mejorar su salud. Son “los niños del Mar Menor”, y su lucha está llegando a todos los rincones de la Región de Murcia. Su maestro, Paco Ruiz, rebosa energía cuando habla de los logros de sus alumnos, los cuales, impulsados por la ilusión que genera este gran proyecto, evolucionaron de manera asombrosa durante el curso pasado. Tal ha sido el impacto de su lucha, que las peticiones de estos alumnos para mejorar el estado de la laguna han llegado hasta el mismísimo Gobierno Regional, cuyo presidente no tuvo más remedio que visitar el Colegio Público de la Asomada (Cartagena) y escuchar a estos pequeños héroes.

Los Niños del Mar Menor junto a su maestro, Paco Ruiz

Pero es que Paco Ruiz no es un maestro cualquiera. Su mirada y su ilusión son tan contagiosas que nos recuerdan a esas figuras cinematográficas tan inspiradoras como Fernando Fernán Gómez en La lengua de las mariposas o Robin Williams en El club de los poetas muertos. Maestros que eran capaces de catalizar el cambio y sacar lo mejor de sus alumnos. Así es Paco Ruiz, y hoy tenemos la suerte de tenerlo en Ecomandanga para hablar de la revolución de Los Niños del Mar Menor, en representación de su clase de 6º A (5º A el pasado curso).

Paco Ruiz, maestro del Colegio Público La Asomada (Cartagena)

Hola Paco, ¡bienvenido a Ecomandanga!

Estamos flipando con la que habéis liado. Para empezar, queríamos saber cómo surgió todo. ¡Cuéntanos!

¡Hola, ecomandangueros! Pues todo comenzó cuando tuvimos que suspender la excursión de final de curso a Los Nietos debido al mal estado de la laguna en esa zona. Los niños se quedaron muy tristes. Sin embargo, como alternativa, surgió la posibilidad de visitar la Asamblea Regional, donde los alumnos tuvieron la oportunidad de aprender cómo se legisla y qué cosas se pueden hacer desde esta institución. Desde entonces (finales de mayo de 2018), estuvimos trabajando en clase con un artículo de prensa que hablaba sobre la contaminación en el Mar Menor y comenzamos a esbozar posibles soluciones. Los alumnos se volcaron muchísimo en este proyecto, involucrando también a sus familias y a toda la comunidad educativa para buscar propuestas que ayuden a mejorar la salud de la laguna. Los niños fueron tomando cada vez más la iniciativa y poco a poco extendieron el proyecto a las distintas aulas de la escuela y su propio vecindario, a lo que siguió una gran difusión por las redes sociales que permitió que la iniciativa llegara a mucha más gente.

Alumnos del Colegio de La Asomada durante su visita a la Asamblea Regional en Cartagena.

De manera sencilla, ¿nos podrías decir qué proponen tus alumnos para mejorar la salud el Mar Menor?

Es difícil resumir, pero lo que es cierto es que hay que ir resolviendo los problemas del Mar Menor uno a uno. Te pondré algunos ejemplos. Una de las medidas más importantes sería la concienciación, a través del trabajo con los turistas que vienen durante todo el año a las inmediaciones del Mar Menor. Debemos informarles sobre la problemática y dar consejos útiles para mejorar la salud de la laguna. Los niños también proponen limitar el acceso de coches y aumentar el transporte público para evitar ruido y contaminación. La creación de una vía verde circular a lo largo del Mar Menor podría ser una buena iniciativa. Por ejemplo, podemos sustituir la primera línea de aparcamientos en algunas zonas por zonas seminaturales con la que se ganaría algo de terreno y donde la gente podría hacer ciclismo o senderismo.

¡Cuéntanos más propuestas!

Otras propuestas serían la creación del Parque Natural del Mar Menor y la construcción de museos con restos arqueológicos de la zona, como los del barco El Sirio, que se hundió en Cabo de Palos. Una medida sencilla y factible que han propuesto los alumnos sería la de usar cremas solares biodegradables, que evitarían el daño a los organismos de la laguna, siendo pioneros a nivel nacional. Además, los alumnos proponen que las medidas no solo se centren en el Mar Menor. Creemos que también es importante mejorar las condiciones de zonas cercanas de la costa del Mar Mediterráneo, como La Manga, donde ha habido recientes intentos de anidamiento de tortuga boba. Por este motivo, los alumnos han propuesto crear paseos marítimos elevados de madera que ayuden a que se regeneren las dunas, y reducir también las luces y el ruido para que no molesten a los organismos marinos que viven cerca de la costa. También hemos propuesto aumentar la agricultura ecológica en el campo de Cartagena, como hacemos en el huerto escolar de nuestro centro. Aunque estos temas son más complejos.

Dibujo donde los alumnos muestran sus propuestas de mejora para el Mar Menor

¿Qué piensan las madres, padres y vecinos?

Las madres y padres están encantados. En general, la comunidad educativa del centro está muy contenta con el proyecto. De hecho, ellos también nos mandan sugerencias a nuestro correo (nuestromarmenor@gmail.com), como una madre que nos envió una propuesta acerca de la colocación de mallas para atrapar los plásticos en las tuberías. Nuestro colegio (CEIP La Asomada) es muy humilde y muchas familias tienen situaciones económicas delicadas. Por eso estamos contentos de que el proyecto esté sirviendo para que haya una mayor implicación de las familias en el centro.

Es muy interesante que los adultos aprendan a escuchar a los niños, y viceversa. Los niños tienen muchas ideas interesantes que aportar y su voz se tiene que oír. Una vez que nos hacemos adultos, nuestro pensamiento está condicionado por un sinfín de razones que nos limitan – ideologías políticas, medios de comunicación, motivos económicos, etc.-. Los niños no tienen estos prejuicios, y tienen más capacidad para proponer ideas frescas.

Nuestro colegio es muy humilde y muchas familias tienen situaciones económicas delicadas. Estamos contentos de que el proyecto esté sirviendo para que haya una mayor implicación de las familias en el centro.

¿Crees que se le da suficiente importancia de la naturaleza en la escuela?

Yo creo que no. Aunque cada vez hay más concienciación, todavía falta mucho por hacer. Si somos capaces de adoptar hábitos que son saludables para mantener la armonía con el medio ambiente desde pequeños, es mucho más fácil que se lleven a cabo cuando seamos adultos. Poniendo un ejemplo sencillo, es más fácil aprender a lavarte los dientes diariamente cuando eres pequeño, que si empiezas con 40 años. En la escuela hay muchas opciones, desde mostrar los problemas del consumismo, hasta los beneficios de un huerto. El planeta tiene un límite y los niños tienen que crecer con esa idea interiorizada.

Los alumnos proponen hacer una primera línea de costa más amigable con los organismos marinos

Si somos capaces de adoptar hábitos que son saludables para mantener la armonía con el medio ambiente desde pequeños, es mucho más fácil que se lleven a cabo cuando seamos adultos

¿Se ha extendido el proyecto a otras clases del colegio?

Todo esto empezó en mi clase de 5ºA, que este año han pasado a sexto. Este verano sorprendimos a mi hija de tres años, que va al colegio, recogiendo un imperdible en la playa y rápidamente corrimos a quitárselo para evitar que se pudiera hacer daño. Cuando su madre le preguntó por qué estaba cogiendo objetos punzantes, mi hija le dijo “mamá, es que tenemos que cuidar el Mar Menor y La Manga y no hay que tirar cosas al suelo”. Esta anécdota refleja bien el modo en que este fenómeno se está extendiendo a otras clases del colegio. A finales del curso pasado, tuvimos varias reuniones con otros maestros del colegio para analizar el tema y ver su posible aplicación en el resto clases. Estamos en proceso de adaptar el currículum educativo con el objetivo de que La Asomada sea un centro verde, con el Mar Menor como protagonista, para transmitir valores y concienciación ambiental. Vamos a incluir bloques de ideas sobre el Mar Menor para la enseñanza de distintas asignaturas. Es cierto que en el centro ya había una inercia histórica, pero este proyecto ha catalizado el interés de todos los compañeros por hacer más. Encarna Hernández, la Directora de La Asomada, está decidida a impulsarlo y promoverlo.

Encarna Hernández (directora del centro), Paco Ruiz y tres alumnos mostrando el proyecto del Mar Menor

¿Tenéis pensada una estrategia para llevar el proyecto a otros centros?

También buscamos crear una red de escuelas verdes que involucre a otros centros para expandir el proyecto. Queremos que en los patios de los colegios se pueda observar la naturaleza y que estén acondicionados para ello. Nosotros tenemos nuestro “espacio zen” junto al estanque, un huerto escolar -Paco me cuenta que es el más antiguo y grande de Cartagena-, y también queremos poner en marcha un ambicioso proyecto de creación de un aula de la naturaleza y un insectario, así como acometer la reforestación del patio.

Nuestra directora ha propuesto compartir todas estas experiencias con otros centros a través de vídeo-conferencias y reuniones. Ella está muy motivada. Todo lo que se genere en el proyecto tiene que ser de libre acceso para facilitar su uso y difusión.

Estudiantes de La Asomada disfrutando del estanque que hay en su centro

¿Algún consejo para otros maestros?

Es muy importante que los alumnos puedan ver y tocar lo que están estudiando. Que lo relacionen con lugares que transitan habitualmente o, al menos, que puedan visitar con facilidad. Por ejemplo, poder visitar y conocer la casa donde nació Isaac Peral – inventor del submarino eléctrico- siempre ayuda a que los alumnos puedan estudiar su obra. Además, luego, cuando tengan 14-15 años, no irán allí a hacer el gamberro. Lo mismo ocurre con los entornos naturales y el conocimiento de la fauna y flora local. Todo esto lo aprendí por primera vez en un curso (Historia Local y Regional en las aulas). Descubrí la importancia de aprender a través de lo local para que los alumnos se motiven. Todo esto es todavía más importante en zonas deprimidas donde hay un gran riesgo de que los alumnos abandonen la escuela y entren en conductas que supongan adicciones o problemas de comportamiento a nivel social, y donde tenemos que luchar más porque sigan motivados en la escuela.

Es muy importante que los alumnos puedan ver y tocar lo que están estudiando. Que lo relacionen con lugares que transitan habitualmente o, al menos, que puedan visitar con facilidad.

Cuéntanos un poco más sobre el impacto y la difusión que ha tenido todo este proyecto

Los alumnos han conseguido llegar a los medios de comunicación y los políticos, que han mostrado bastante interés. Han llamado de muchos medios de comunicación interesándose por mostrar el trabajo de los alumnos. Todo esto pone de manifiesto que existe un interés social por proteger este entorno natural único. Antonio Luengo, Director General del Mar Menor, grabó un vídeo felicitándonos por las propuestas. También hablamos por teléfono con la presidenta de la Asamblea Regional y el presidente de la Región vendrá a visitar el centro (hecho que ya tuvo lugar el pasado 7 de septiembre). Ha sido todo muy emocionante.

Alumnos y maestros de La Asomada recibiendo al Presidente de la Región de Murcia

¿Han cambiado tus alumnos a lo largo del proyecto?

Sí que han cambiado, sí. Esto es fácil de confirmar cuando se le echa un ojo a sus dibujos, ¡tienen una expresividad tremenda! Algunos alumnos han tenido una evolución brutal -Paco se emociona profundamente relatando el tremendo progreso de sus alumnos-. Para hacer este trabajo han ejercitado muchas habilidades: han tenido que buscar información en internet, expresarse gráficamente, salir a la calle, preguntar y recabar información y mucha más cosas. Muchos de ellos teniendo que superar su timidez. En general, también observo un mayor interés por conocer la naturaleza y los animales y plantas de la región. -“Crear dos, tres…, muchos 5º A”, viene a la mente mientras a Paco se le humedecen los ojos al hablar de los logros de sus pupilos-.

Los alumnos de 5ºA construyendo un sumarino con material reciclado

El mes que hemos trabajado con el proyecto del Mar Menor, ha sido el que más han aprendido desde que empecé con ellos.

¿Esperabas estos resultados?

Cuando empecé con todo esto, no tenía ni idea de hasta dónde iban a llegar los estudiantes. Estoy convencido de que el mes que hemos trabajado con el proyecto del Mar Menor, ha sido el que más han aprendido desde que empecé con ellos. Niños que hace dos años estaban poco motivados, han ido haciendo cosas increíbles, desde un submarino precioso que elaboraron con material reciclado, hasta el proyecto del Mar Menor. Y el curso acabó con una llamada de la Presidenta de la Asamblea Regional, Rosa Peñalver, y usando el móvil en modo “manos libres” todos los alumnos pudieron hablar con ella. Fue un final de curso épico.

En nuestro centro hay alumnos muy diversos, de distintos entornos culturales y económicos, y muchas veces los enfoques tradicionales se muestran poco eficaces para captar la atención de alumnos que tienen problemas en casa. Cuando ves que la educación tiene ese gran poder de transformación, te das cuenta de que es el motor del cambio y que hay que fomentarla.

Submarino construido por los alumnos de 5ºA del Colegio La Asomada

En nuestro centro hay alumnos muy diversos, de distintos entornos culturales y económicos, y muchas veces los enfoques tradicionales se muestran poco eficaces para captar la atención de alumnos que tienen problemas en casa. Cuando ves que la educación tiene ese gran poder de transformación, te das cuenta de que es el motor del cambio.

¿Qué le dirías a los políticos y otros adultos que están gestionando el problema?

Que por favor piensen que los niños son el futuro y que, aunque a veces no los tomemos en serio, ellos saben lo que quieren en su vida y quizás sepan valorar la naturaleza de una manera más auténtica que nosotros, que más bien parece que tengamos otros intereses. Además, muchas veces los adultos adoptamos actitudes de amarillismos y enfrentamiento continuo sin valorar las ideas buenas del “oponente” político. Los niños tienen menos prejuicios, no tienen intereses de derechas ni izquierdas, ni están guiados por un lobby. Son más espontáneos.

También les diría que se lo pensaran dos veces antes de vender o apropiarse de espacios naturales que siempre han formado parte de los paisajes de nuestra región. Una vez que construyes en una zona emblemática, que llevaba siglos formando parte de nuestro paisaje, te la has cargado para siempre simplemente proporcionar un beneficio a unas pocas personas que van a pasar allí dos meses al año.

En clase trabajamos todos estos aspectos relacionados con la naturaleza. Reitero, tenemos que escuchar más a los niños.

Los niños son el futuro y, aunque a veces no los tomemos en serio, ellos saben lo que quieren en su vida y quizás sepan valorar la naturaleza de una manera más auténtica que nosotros

Paco, ha sido un placer. Mil gracias por compartir con nuestros seguidores vuestro proyecto. Necesitamos muchos quintos A.

El placer ha sido mío. ¡¡Viva la Ecomandanga!!

¿Cómo es Paco?

  • Una comida: Caldero con alioli y después un asiático.
  • Ciudad favorita: Londres, aunque me paso todo el año entre Murcia y Cartagena.
  • Un paisaje: Peñas Blancas. Me vuelve loco.
  • Un olor: Azahar, lavanda, galán de noche, jazminero…
  • Un disco / canción: Let’s get it started, de The Black Eyed Peas ¡Empecemos ya!
  • Algo que eches de menos: A mi abuelo Paco, que me enseñó el amor por la Naturaleza.
  • Un recuerdo de la infancia: Mi primer verano en La Manga con sus playas de arena y unos bañistas que sacaron una mantarraya del agua en Eurovosa, ¡grrr! :´(
  • Un miedo: Los tiburones y los cocodrilos a partes iguales.
  • Una preocupación: La gran cantidad de residuos que se genera cada día y la falta de puesta en valor de nuestros paisajes naturales.
  • Una frase/cita: ¡Pon un mucho de Ecomandanga en tu vida y serás más feliz y mejor persona!