Investiga, que no es poco

La importancia de los árboles aislados para la conservación de la biodiversidad

La deforestación de grandes áreas del planeta ha provocado que en muchas zonas donde anteriormente dominaban los bosques, en la actualidad, encontremos combinaciones de pastizales o vegetación de bajo porte junto a árboles aislados individualmente o en parches. Un buen ejemplo de esta formación vegetal a nivel de la península ibérica sería la dehesa, un paisaje tradicional que pese a aglutinar numerosos valores ecológicos, económicos y sociales, se encuentra actualmente en retroceso como consecuencia de la expansión de la agricultura y la ganadería intensiva. A pesar de su gran interés e importancia económica en determinadas regiones, este tipo de formación vegetal ha sido ampliamente olvidada en los estudios científicos, más centrados en los bosques y otras formaciones vegetales, por lo que desconocemos la importancia que tienen para la conservación de la biodiversidad o el funcionamiento de los ecosistemas.

Un estudio publicado recientemente en la revista Journal of Applied Ecology presenta un análisis global (meta-análisis que incluye 62 estudios en distintas áreas geográficas) para cuantificar las relaciones entre los árboles aislados, la composición, abundancia y riqueza de especies de vertebrados, artrópodos y plantas. Los autores de este trabajo descubrieron que la abundancia local de artrópodos, vertebrados y plantas es entre un 60% y un 430% mayor en estas zonas que en áreas abiertas (sin estos árboles aislados). Además, la riqueza total de especies resultó ser entre un 50% y un 100% mayor en estas áreas. Por otra parte, la abundancia y la riqueza de todos los grupos estudiados fue similar al encontrado en los hábitats naturales adyacentes, confirmándose que los árboles aislados son elementos estructurales clave del paisaje, ya que sus efectos en la biodiversidad son muy grandes pese a ocupar una pequeña superficie en el paisaje en el que se encuentran.

Finalmente, los autores defienden que estas áreas con árboles aislados pueden ser compatibles con el pastoreo en algunas zonas, siempre que se revierta la tendencia actual de eliminar estos árboles del paisaje, dado que nos proporcionan numerosos servicios ecosistémicos (heterogeneidad del paisaje, sombreado para animales, preservan la humedad del suelo, proporcionan frutos de gran valor nutritivo, etc.). Para ello, sería necesario un esfuerzo de gestión y políticas a largo plazo orientadas a mantener y ampliar la presencia de estos árboles aislados en los paisajes agrícolas y ganaderos, lo que supondría un coste bajo en comparación con los beneficios que nos reportan.

The importance of scattered trees for biodiversity conservation: a global meta-analysis (Predevello et al. 2017; Journal of Applied Ecology, in press; doi: 10.1111/1365-2664.12943; http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/1365-2664.12943/abstract?campaign=wolacceptedarticle).

Dehesa_Cabeza_Rubia_en_Badajoz-Extremadura-32Dehesa de Cabeza Rubia en Extremadura dominada por el género Quercus (Foto: Adolfo Brigido, Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0 International).

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s