Investiga, que no es poco

Ellas los prefieren inteligentes

Nuestro colaborador David Sánchez-Fernández nos trae un artículo que investiga los factores que determinan la selección sexual en animales y cómo este proceso puede afectar al desarrollo cognitivo a escala evolutiva.

La selección sexual postula que ciertas características de los organismos (tamaño, forma, color) son el resultado tanto de la competencia entre individuos de un mismo sexo por el acceso a la cópula (y por consiguiente, a la reproducción), como de la selección por parte de uno de los sexos (usualmente las hembras), de individuos del sexo opuesto.

La selección sexual de determinadas características físicas en los individuos de una especie ha sido estudiada ampliamente, pero, ¿qué pasa con otras características menos evidentes como aquellas relacionados con la percepción de la inteligencia? En este contexto, el estudio que hoy os presentamos, trata de averiguar si la selección sexual puede contribuir a la evolución de las capacidades cognitivas.

¿El físico lo es todo o ellas también los prefieren inteligentes?

Contestar a tan interesante pregunta ha llevado de cabeza a los ecólogos desde tiempos de Darwin. Recientemente, un equipo formado por investigadores chinos y holandeses ha demostrado en un estudio publicado en la revista Science que la selección sexual puede contribuir a la evolución de las capacidades cognitivas.

Trabajando con periquitos y realizando un diseño experimental ingenioso, este grupo de científicos ha observado cómo algunos machos que en principio habían sido rechazados por las hembras en base a criterios visuales, fueron seleccionados poco después de que las hembras observaran que eran capaces de resolver problemas complejos para conseguir alimento.

Periquitos. Fuente: pxhere.

No obstante, para que llegara a darse este tipo de situación, los machos debían resolver situaciones difíciles, de manera que las hembras quedaran realmente sorprendidas. Además, éste cambio de preferencia no funciona en situaciones en que no hay escasez de alimento ni tampoco cuando todos los machos son capaces de resolver el problema en cuestión.

Es decir, llevado al argot popular y según los resultados de este experimento, en situaciones óptimas ellas los siguen prefiriendo físicamente atractivos, pero cuando la cosa se complica, la inteligencia puede convertirse en un factor de peso a la hora de elegir la pareja con quien tener descendencia. Estos resultados sugieren, por tanto, que la posesión de dichas habilidades para la resolución de problemas aumenta el “sex-appeal” masculino a ojos de las hembras, de manera que podría contribuir a la evolución de las habilidades cognitivas.

Artículo completo:

Chen, J., Zou, Y., Sun, Y.-H., & ten Cate, C. (2019). Problem-solving males become more attractive to female budgerigars. Science, 363(6423), 166–167. doi:10.1126/science.aau8181

Anuncios