Investiga, que no es poco

¿Qué se puede hacer para frenar la desaparición masiva de los insectos?

Hoy os resumimos un trabajo liderado por Jan Christian Habel (Departamento de Biociencias de la Universidad de Salzburgo, Austria), publicado recientemente en la revista Biodiversity and Conservation, en el que establecen los pasos que debemos dar para frenar el dramático declive de los insectos en Europa.

El alarmante descenso de las poblaciones de insectos a nivel mundial

En los últimos tiempos, ha trascendido al gran público algo que ya se venía advirtiendo por activa y por pasiva desde el ámbito científico: el planeta está experimentando un declive masivo de insectos sin precedentes. Así, las estimas más recientes apuntan que un 40% de las especies de insectos están en riesgo de extinción. Este hecho tiene profundas implicaciones ecológicas, ya que este grupo representa nada más y nada menos que el 80% de toda la fauna del planeta, y cumple importantes funciones ecológicas. Entre otras, por ejemplo, constituyen elementos clave en procesos como la polinización o el reciclado de nutrientes, ofrecen un importante servicio de regulación de plagas y son parte fundamental de las redes tróficas, al servir de alimento para numerosas especies como peces, reptiles, aves o mamíferos. Para hacernos una idea de la magnitud del problema, los cálculos más recientes sugieren que la velocidad a la que están desapareciendo los insectos es 8 veces mayor que la de mamíferos, aves y reptiles.

matheus-queiroz-737500-unsplash

Los insectos suponen el 80% de la fauna del planeta. Foto: Matheus Queiroz de Unsplash.

Sin embargo, este declive no afecta a todas las especies de insectos por igual, lo que debe ser tenido en cuenta a la hora de aplicar medidas de gestión ambiental. Las especies generalistas (que toleran un amplio rango de condiciones ambientales) de pequeño tamaño, con crecimiento más rápido y mayor movilidad, tienen mayores probabilidades de sobrevivir que las especies altamente especializadas que dependen de factores a escala de microhábitat. Los grupos más afectados son aquellos que comprenden a mariposas, abejas, abejorros, avispas, hormigas y escarabajos, siendo especialmente grave en el caso de los insectos acuáticos. Detrás de estas extinciones parece encontrarse la pérdida y fragmentación de hábitat que ha supuesto la expansión de la agricultura intensiva, produciendo una profunda transformación del campo en las últimas décadas. Además, el uso de agroquímicos, las especies invasoras y el cambio climático son factores que agravan aún más la dramática situación de los insectos a nivel global.

colin-watts-1246880-unsplash

La agricultura intensiva es uno de los principales causantes del declive de insectos, dado que implica una profunda transformación del hábitat. Autor: Colin Watts de Unsplash.

¿Cómo podemos proteger a los insectos?

A pesar de la enorme contribución de los insectos a la biodiversidad total del planeta, estos son mucho menos conocidos que cualquier otro grupo faunístico (se estima que solo conocemos el 20% de las especies de insectos del planeta). Por lo tanto, resulta prioritario poner en marcha proyectos de investigación que amplíen este conocimiento y permitan aplicar estrategias de gestión ambiental y conservación enfocadas en los insectos que resulten adecuadas y efectivas. En el trabajo que hoy os presentamos, los investigadores se centran en explorar algunas medidas de mitigación que pueden ser aplicadas para los insectos terrestres europeos.

Las propuestas de los autores se resumen, básicamente, en los siguientes puntos:

1) Conservar la calidad de los hábitats a través del cumplimiento y mejora de la legislación existente, que actualmente solo protege a los insectos de manera marginal al estar gran parte de las directivas europeas mayormente enfocadas hacia la conservación de plantas y aves. Resulta prioritaria la inclusión de hábitats de alta calidad dentro de la matriz agrícola, que además tengan cierta conexión entre ellas y con otras zonas naturales adyacentes. Para lograr esto, los autores apuestan por la aplicación de medidas de compensación dirigidas a los propietarios agrícolas, ya que consideran que el interés público debería estar por encima de los derechos individuales de los propietarios de los terrenos.

2) Revisar la Política Agraria Común (comúnmente conocida como PAC) con el objetivo de eliminar las subvenciones a las prácticas que reduzcan a la abundancia y diversidad de insectos y potenciar aquellas que aumenten la calidad y heterogeneidad de hábitats así como la conectividad entre los mismos, pues son factores clave para tener comunidades de insectos más sanas y funcionales.

3) Apuesta decidida por la agricultura ecológica y reducción del uso de fertilizantes y pesticidas a través de una moratoria europea que limite el uso de compuestos como los neonicotinoides, que afectan especialmente a polinizadores como las abejas. Esta transición debe apoyarse económicamente y fomentar los policultivos, el compostaje, la rotación de cultivos, el control biológico y el incremento de polinizadores, pues todas estas prácticas contribuyen a mantener una diversidad de servicios ecosistémicos al mismo tiempo que se logra el objetivo de conservación. Los autores también manifiestan la necesidad de que todas estas acciones se adapten al contexto local de cada lugar para mejorar la eficiencia y  la producción de los cultivos.

alexandra-marcu-1273567-unsplash

Polinizadores como las abejas están amenazados tanto por la pérdida de hábitat como por el uso de pesticidas en la agricultura como los neonicotinoides. Autora: alexandra marcu de Unsplash.

El declive y la conservación de los insectos constituye un reto social, económico y científico, ya que requiere: 1) filosofía, para establecer la base ética, 2) investigación, que nos guíe, 3) política, que permita y fomente las actuaciones, 4) psicología, para hacer ver a la gente el problema, 5) aplicación, puesta en práctica de las medidas, 6) validación, para evaluar la eficacia de las medidas y modificarlas en el sentido que convenga. Obviamente, esta hoja de ruta requiere, además de un apoyo económico, la colaboración de investigadores de distintas disciplinas y un cambio en la educación ambiental para que los insectos ocupen un papel más protagonista en las campañas de concienciación.

Finalmente, los autores quieren dar un toque de atención al mundo académico ante la cada vez más preocupante escasez de entomólogos (biólogos de insectos), necesarios para solucionar este grave problema ambiental, así como el rol marginal de los insectos en los libros de biología que se estudian en las facultades de ciencias biológicas de todo el mundo.

Artículo completo

Habel, J. C., Samways, M. J., & Schmitt, T. (2019). Mitigating the precipitous decline of terrestrial European insects: Requirements for a new strategyBiodiversity and Conservation28(6), 1343-1360.

 

Anuncios