Investiga, que no es poco

Servicios de los ecosistemas: midiendo los beneficios que genera la biodiversidad

Tenemos el placer de presentaros un nuevo número especial, que en esta ocasión abordará los servicios de los ecosistemas y viene de la mano de nuestro colaborador José Antonio Carbonell (Estación Biológica de Doñana – CSIC). Hoy, os traemos la introducción a este número especial, el cual esperamos que difrutéis.

La vida como motor del funcionamiento de los ecosistemas

La vida ha ido modelando la Tierra a la vez que la Tierra modelaba la vida. Esta íntima relación entre lo vivo y lo inerte se remonta al origen de la vida, la cual surgió en un planeta sin oxígeno que los organismos han ido haciendo cada vez más habitable gracias a su gran diversidad de funciones y asociaciones entre las mismas.

José Antonio Carbonell, ecomandanguero e investigador en Estación Biológica de Doñana – CSIC.

Los ecosistemas se definen como sistemas integrados por una comunidad de organismos vivos y el medio físico en el que se sustentan donde suceden los procesos de interacción entre ellos. Los ecosistemas son, por tanto, el soporte y los garantes de estabilidad a través de su biodiversidad, entendida ésta como la vida a todos sus niveles de organización, es decir, desde los ínfimos genes hasta las comunidades de organismos.

Esta definición nos puede dar una idea clara de cómo el ser humano depende, irremisiblemente, de los ecosistemas naturales, aunque esta realidad haya sido olvidada por muchos, soterrada bajo el manto de confort y optimismo tecnológico que ofrece la vida en las metrópolis -hábitats artificiales que son en realidad un gran sumidero de recursos naturales, dicho sea de paso-.

Como veremos posteriormente, los ecosistemas proporcionan al ser humano una serie de bienes y servicios esenciales, los cuales o bien son imposibles de sustituir técnicamente o bien supondría inversiones inasumibles desde un punto de vista económico. Los ecosistemas, por tanto, deben ser entendidos como sistemas dinámicos, vivos, que evolucionan y se regulan constantemente como resultado de complejísimas interacciones entre lo vivo y lo inerte. Esta complejidad de los ecosistemas hace que sean sensibles a la introducción de nuevos elementos, ya sean abióticos (por ejemplo, cambios físico-químicos) o bióticos (por ejemplo, la introducción de especies invasoras), los cuales pueden tener efectos disruptivos en los mismos. En algunos casos pueden, incluso, llevar al colapso y a la muerte de muchas especies dentro del ecosistema, dependiendo de la magnitud del impacto y la capacidad de resistencia o recuperación del ecosistema, dando lugar a un ecosistema con un nuevo equilibrio, muy diferente del que había previamente.

Mosca cernidora (Episyrphus balteatus) polinizando una flor de Ranunculus sp. Foto: Curro Molina.

Los ecosistemas de todo el mundo se enfrentan a numerosas amenazas relacionadas directa o indirectamente con la actividad del ser humano, que principalmente se podrían englobar en la pérdida de hábitat, pérdida de biodiversidad y cambio climático.

Servicios de los ecosistemas: cómo la naturaleza sustenta la vida en el planeta

Como ya hemos mencionado, los ecosistemas son el soporte vital donde las especies se desarrollan e interaccionan y, como no puede ser de otra forma, los humanos no somos una excepción.

Moviéndonos a diferentes escalas, el planeta Tierra, con sus condiciones de temperatura, atmósfera y disponibilidad de agua líquida, constituiría el ecosistema global que permite la existencia de todas las formas de vida contenidas en los diferentes ecosistemas. Por tanto, las condiciones generales del planeta cubren las primeras y más básicas necesidades de los humanos.

Situando el foco a una escala menor, encontramos los diferentes ecosistemas que dan cobijo a la biodiversidad, los cuales prestan numerosos beneficios y necesidades vitales que los seres humanos necesitamos cubrir, es decir, los servicios ecosistémicos, al tiempo que también constituimos una parte más de dichos ecosistemas. Los ecosistemas y su biodiversidad nos proporcionan agua y alimentos, medicinas, energía, fibras para vestirnos y materiales de construcción. En definitiva, bienes y servicios indispensables para el desarrollo de nuestra civilización.

Algunas cifras sobre la biodiversidad en España. Fuente: Forética.

 Servicios ecosistémicos: cuantificando una necesidad vital

Cuando los científicos que investigamos la biodiversidad y su conservación explicamos nuestro trabajo al gran público, la pregunta que siempre aflora es: y eso, ¿para qué sirve? En esta sociedad nuestra, regida por el cortoplacismo, el capitalismo y la tasación económica de bienes y servicios, el significado de la pregunta es, indudablemente: ¿Cuánto vale este ecosistema? ¿Qué valor de mercado tiene esta especie? La respuesta a esta pregunta es compleja, pero indudablemente los ecosistemas de la Tierra proporcionan a la Humanidad, directa e indirectamente, toda una serie de beneficios, conocidos como bienes y servicios ecosistémicos, que tienen un impacto directo sobre la economía mundial y el bienestar humano. Estos servicios ecosistémicos en algunos casos se podrían cuantificar en términos de la utilidad que nos proporcionan e incluso se les puede llegar a asignar un valor económico. Esta cuantificación trata de evaluar, desde un punto de vista económico y utilitario, los beneficios proporcionados por los ecosistemas, los cuales pueden ser clasificados en cuatro grandes bloques: servicios de apoyo, aprovisionamiento, regulación y culturales.

Servicios de apoyo

Estos servicios son imprescindibles para la generación de todos los demás servicios del ecosistema. Esta categoría incluye la producción primaria, la dispersión y reciclaje de nutrientes, la dispersión de semillas y el soporte para los hábitats de las especies y la diversidad genética.

Servicios de aprovisionamiento

Esta categoría recoge los productos obtenidos de los ecosistemas, incluyendo: alimentos (de origen silvestre), cultivos agrícolas, agua, recursos minerales, recursos farmacéuticos, bioquímicos y productos industriales (incluyendo energía de fuentes renovables y no renovables). 

Explotación maderera (servicio de aprovisionamiento). Foto: http://www.flickr.com.

Servicios de regulación

Estos servicios derivan de los beneficios asociados a los procesos de regulación de los ecosistemas: captura y almacenamiento de carbono y regulación del clima, descomposición de residuos y desintoxicación de suelos, aguas y aire, polinización de cultivos y control de plagas y enfermedades.

Servicios culturales

Esta categoría es la única que no incluye beneficios materiales. Se trata de servicios que las personas obtienen de los ecosistemas a través del enriquecimiento espiritual, el desarrollo cognitivo, la reflexión, la recreación y las experiencias estéticas, incluyendo: inspiración cultural, intelectual y espiritual, experiencias de recreación y descubrimiento científico.

El equipo ecomandanguero disfrutando de un buen baño en la Laguna de Taravilla (Guadalajara). Foto: J.A. Carbonell.

Cuatro grandes entradas sobre servicios ecosistémicos

En este número especial, a través de cuatro post diferentes nos haremos eco de los principales resultados y conclusiones de varios artículos científicos publicados en los últimos años en el campo de los servicios ecosistémicos. En la primera entrega, profundizaremos en cómo los servicios ecosistémicos pueden verse alterados y los efectos que ello tiene sobre la economía mediante el estudio de un caso emblemático: el episodio de eutrofización del Mar Menor. En la segunda entrada, presentaremos un estudio que aborda cómo gestionar o configurar un bosque para obtener los máximos servicios ecosistémicos posibles. En el tercer post, presentaremos un ejemplo que ilustra perfectamente cómo en algunos casos una empresa puede pagar por obtener servicios ecosistémicos. Finalmente, en la cuarta entrada veremos un caso particular de servicios de regulación, el control biológico de plagas, a través de un estudio centrado en una plaga muy conocida en los cultivos del norte de España, la protagonizada por el topillo campesino (Microtus arvalis).

Anuncios